Torista de Francia

Capítulo I : Yonnet

¦ 24 de mayo 2020 ¦

 

 

Iniciamos una nueva ruta que nos llevará a distintos puntos del campo bravo francés. Es evidente para nosotros, presentar en primer lugar, a la más antigua y prestigiosa de las ganaderías galas, la de Hubert Yonnet.

Fue creada en 1859 por Joseph Yonnet con base en ganado local; fue su hijo Christophe quien comenzó a cruzar lo que tenía con reses españolas.  Fue cuando en 1949 en el coliseo de Arles, al presentarse la rejoneadora Conchita Cintrón se apalabró con ella la venta de una vacada Pinto Barreiros -en aquel entonces de su propiedad-, fue un día 3 de julio. El trato se volvió una realidad cuando en 1950 se trasladó el ganado de Portugal a Francia. En 1956 Christophe Yonnet delega en su hijo, Hubert Yonnet, la dirección de la ganadería. Él la llevaría a la cumbre desde esos años hasta tomar antigüedad en Madrid el 4 de agosto 1991.

 

 

Para llegar a esta dehesa, hay que penetrar en el corazón de la Camarga pues está ubicada en el municipio de Salin de Giraud. Es un entorno de belleza única; un delta natural delimitado por los dos brazos del río Ródano y al sur por el mar Mediterráneo. La Camarga es una región húmeda de 150 000 hectáreas clasificada como una biósfera de reserva y como parque regional cuya capital es Arles.

 

Al llegar a la finca  La Belugo nos atiende Charlotte Yonnet, posee un encantador acento provenzal. Charlotte es hija de Francine y Christophe Yonnet, fallecido en 1989 y nieta de Hubert Yonnet (1927-2014). Tiene un hermano, pero de entre los vástagos sólo es ella quien se dedica a la ganadería brava que cuenta con dos hierros. A saber:

 

Herederos de Hubert Yonnet: procedencia pura Pinto Barreiros con la marca a fuego de la Y en un escudo.

 

Christophe Yonnet: Pinto Barreiros con la aportación de un semental del Marqués de Domecq. Su hierro es una Y encerrada dentro de una C mayúscula.

 

 

 

Al finalizar las presentaciones y a escasos metros, vemos a un grupo de jinetes auxiliados por los cabestros, intentan trasladar a un novillo de un cercado a otro. El sonido de los cencerros interrumpe el silencio; al alejarse la manada podemos comenzar nuestra charla.

 

Torista de Francia: Charlotte, ¿ Puede bosquejarnos un panorama actual de la ganadería ?

 

Charlotte Yonnet: Atravesamos un momento difícil, no todo es debido a la crisis sanitaria creada por esta pandemia. Desde la muerte de mi abuelo cambiaron las cosas. En primer lugar, los pastos se han reducido a causa de un cambio de gestión. Antes éramos inquilinos de la compañía Salinas du Midi, pero ahora la gestión de las tierras ha pasado a ser facultad de Parc Naturel Regional de Camargue. En el pasado contábamos con 2000 hectáreas y ahora tenemos sólo 1000. Eso nos ha obligado a reducir el número de cabezas a 350. Hemos tenido que reducir también el número de vaqueros, de contar con cinco hoy nos basta con uno.

 

TF: ¿ Cómo percibe usted la presente temporada ?

 

Ch Y: De momento no sabemos nada. Si quisiéramos recibir grupos no hay recomendaciones sanitarias establecidas. Se irán al matadero los cinqueños y algunos cuatreños. La esperanza se cifra en la corrida de Saint Martin de Crau, aplazada para el 4 de octubre y que todavía no ha sido cancelada.

 

TF: ¿ Tenía corridas contratadas ?

 

Ch Y: Sí. Además de la ya citada corrida de Saint Martin, nos habían solicitado dos toros de reserva para la corrida de Miura en Arles; para Ceret otros dos reservas y un novillo que entraría en la encerrona de Francisco Montero; una novillada sin picadores para Arles y un novillo para la tradicional novillada concurso de Millas.

 

TF: ¿ Qué es lo que busca en la selección ?

 

Ch Y: Busco un toro encastado, que acuda al caballo y que dé pelea hasta la muerte.

 

TF: ¿ Quiénes son los toreros de la casa ?

 

Ch Y: Son varios: Thomas Joubert, Thomas Dufau y Juan Bautista (quien es primo de la ganadera) hasta que se retiró de los ruedos. Además, todo aquel que se acartela con mis toros se prepara aquí, tentando mis vacas.

Hace un ejercicio de memoria y nos describe grandes momentos vividos: el primero, cuando era una niña pequeña en un burladero de Las Ventas el día de la toma de antigüedad; los tres años que lidiaron consecutivamente en la Monumental de Barcelona, la primera vez en 1987 y el público (casi tres cuartos de aforo) obligó a saludar al mayoral en el quinto toro; una tarde en Sevilla de 1992; por último, el indulto del novillo Pescaluno en Lunel en el 2002. Además de muchas otras tardes importantes que han dado los Yonnet en su feudo de Arles.

 

 

TF: A propósito de Pescaluno, ¿ aún existen descendientes de este semental ?

 

Ch Y: Quedan muy pocos, la reata no resultó estar a nivel del progenitor. Este semental nos dio un toro con menos trapío y más bonito de cara, pero repito, casi se ha acabado la descendencia.

 

Hay que mencionar que este novillo tomó cuatro puyas y en la última derribó caballo y picador. Además, repitió incansablemente en la muleta de Emilio Laserna.

 

 

A pesar de explotar la yeguada de raza de camarguesa -de buena cotización- y de vender carne de toro bravo para el consumo con denominación de origen, hace falta un equilibrio para el mantenimiento de la ganadería. La venta de corridas daría un poco más de oxígeno en esta situación.

Es el final de una mañana de primavera lluviosa, una bendición del cielo que ha pintado de colores el campo y ha traído buena hierba. Llega el momento de subir a un todo terreno para visitar los cercados de los toros a lidiar. Cuatreños y cinqueños van separados, todos con trapío, buenas hechuras y por supuesto astifinos. Al estar en su casa imponen respeto. Ya están rematados a pesar de que aún no consumen pienso, están puestos para ir a la plaza.

 

 

Llega la hora de las despedidas y hacemos una última pregunta.

 

TF: Si tuviera que guardar en la memoria sólo a un toro ¿ cuál sería su nombre ?

 

Ch Y: Tranquilito sin ninguna duda. Salió de sobrero en la corrida de Miura de Ceret en 2017 y fue lidiado por Octavio Chacón; salvó la tarde y quizás la feria. Tuvo todas las cualidades que busco: bravura y nobleza sin sosería, peleando hasta el final. Ese momento te retribuye todos los esfuerzos hechos día con día.

 

 

 

Estamos de acuerdo y le deseamos muchos toros como Tranquilito. Nos separamos y en su casa le espera otra tarea. Charlotte atiende a su bebé, el más joven eslabón de la dinastía de los Yonnet.

 

 

Agradecemos a charlotte yonnet

por el tiempo que nos dedicÓ.

¡ Volveremos !

 

El colectivo  "Soutien aux toros de France" organiza una colecta en línea para apoyar los toros franceses, puedes participar haciendo una donación por aquí :

https://www.paypal.com/pools/c/8oCKTYzVGE