Torista de Francia

Capítulo XI : Valverde / Concha y Sierra

¦ 16 de julio 2020 ¦

 

 

 

Con este capítulo de “Bravos de Francia” cerramos con broche de oro a una serie de reportajes que nos permitió acercar a nuestros seguidores a la cabaña brava gala.

No podíamos dejar de lado dos emblemáticos hierros como son el de Concha y Sierra y el del Cura de Valverde, haciendo un guiño a nuestros amigos españoles.

Os llevamos a visitar estas dos ganaderías que han traspasado frontera y pastan en tierras francesas, en la localidad de Saint Martin de Crau. Esta comarca forma un triangúlo de 550 km² al este del río Ródano. La parte de la cual nos ocupamos hoy es la del norte regada desde el siglo XVI por el canal de la Craponne.

 

Un cielo cargado de nubes anunciando lluvia nos acompaña. Al salir del pueblo, tomamos la carretera D 27. Tras pasar bajo un acueducto, a mano izquierda unos carteles nos avisan: “Cuidado, toros de lidia”. Un camino empinado nos lleva hasta la finca “Coste Haute”. Nos asombra la belleza del sitio: a la izquierda una plaza de tienta con un ruedo de 38 metros de diámetro con palco y corrales, a la derecha un silo para almacenar las cosechas. No falta el guadarnés con sillas españolas y mantas estriberas. Entre las dos edificaciones se encuentra la vivienda con su florida buganvilla. Como nos dice Jean-Luc Couturier: «¡ Estamos en la Andalucía Provenzal !»

Aquí está el ganadero dueño del lugar con un purito entre los labios. Nos aconseja subirnos en su montero sin perder tiempo: hoy es día de corrida. No, no vamos para cualquier plaza de toros, es día de ejercicio para los toros de Concha y Sierra. Conducidos por el mayoral y los vaqueros, los cuatreños van a recorrer 2 km de un camino que da la vuelta a los cercados. Lo hacen tres veces por semana.

Agachados al piso para sacar fotos, se acerca el ruido de las pezuñas que dan martillazos, el suelo tiembla, pasa la manada enmarcada por los jinetes: ¡ Un espectáculo a lo grande ! Una vez el entrenamiento pasado, se recomponen los lotes y volvemos a la calma.

Sigue la visita, un poco mas lejo se puede apreciar los toros de Valverde, desafiantes y atentos a cada uno de nuestros movimientos, Vic, Istres, Alés, Aignan eran sus destinos.

Viene el momento de admirar a las madres, por un lado las de Valverde... seria y con mucha cara y por el otro las inconfundibles vacas de Concha y Sierra muy variada de capa.

 

 

Jean-Luc Couturier se desempeño en distintas actividades laborales, empezó como panadero y acabó gestionando una red de empresas de panaderías industriales. Este oficio fue el que le permitió acercarse al toro bravo. En los años setenta repartía pan en la ganadería de sus amigos Tardieu y no entendía el por qué de la crianza de tales animales. Desarrolló su interés y afición en los años 80 cuando Paco Ojeda reinaba en Nîmes, posteriormente en 1990 quedó flechado, cuando se lidió en Alés un corridón del Cura de Valverde. Desde ese día su meta se convirtió en la compra de dicha ganadería.

Pasaron 20 años y pico. Cuando se acercaba la hora de su jubilación en 2012, vendió su negocio y tomó la carretera hasta Salamanca...

El trato con los sobrinos del fallecido cura se hizo como el señor Couturier hacía sus negocios profesionales: elaboró el proyecto y propuso la suma a pagar. A pesar de que la ganadería no estaba en venta, las dos partes llegaron a un acuerdo. El ganado con hierro de la UCTL podía cruzar la frontera. Faltaba un detalle: el nuevo ganadero no tenía campo. El año siguiente (2013) encontró, esta dehesa compuesta de 220 hectáreas: 120 cultivadas de heno y alfalfa, 80 de matorral y 40 de marisma.

Posteriormente adquirió 200 hectáreas más en pueblos aledaños.

 

 

Torista de Francia: ¿ En qué estado encontró la ganadería Del Cura de Valverde ?

 

Jean-Luc Couturier: La ganadería estaba casi en un estado de abandono, había una fuerte consaguinidad cerca del 45% con un toro basto y sin hechuras. Por eso volvimos a España dando un giro a las ganaderías de encaste de La Corte para refrescar la sangre. Así, con la ayuda de El Mangui pudimos comprar 30 vacas del Conde de la Corte, mas 12 toros de El Torero. Dos toros ya eran aprobados para sementales por el ganadero y yo guardé otros 4 después de tentarlos “a la rama”. Por otro lado tentamos las vacas con rigor, queremos un toro que se luzca en el tercio de varas, es lo que busca el público que va a la plaza para ver los Valverde.

 

 

TF: ¿ Y lo de Concha y Sierra, cómo lo consiguió ?

 

J-L C: Durante nuestra gira en España, El Mangui me sugirió de pasar por Huelva para visitar la familia García Palacios propietarios de Concha y Sierra. Tenia muchas ganas de poder tener otro encaste.

La negociación no fue sencilla, se alargaba la conversación y se acababa mi puro. Les dije: me fumo otro puro, y si al acabar este puro no aceptan mi propuesta me voy. El apretón de manos se hizo antes de la última bocanada y seis meses después de los Valverde llegaron  los Vazqueños de Concha y Sierra. Realicé esta compra más bien para conservar un patrimonio genético.

 

 

TF:¿ Podría usted facilitarnos unos datos actuales ?

 

J-L C: Aquí pastan 450 reses en total. 250 de Valverde , 200 de Concha y Sierra. Hay 82 vacas de vientre para Valverde y 77 para Concha y Sierra. El objetivo es lidiar 2 o 3 corridas de Valverde y 2 de Concha y Sierra.

 

 

Mientras transcurre la entrevista, Jean-Luc Couturier nos invita a seguir a la sala llamada “refugio de caza”. Su afición se ve reflejada en la pared. Entre carteles y cabezas disecadas (una de un novillo de Barcial y otra de un Prieto de la Cal) preside el auténtico traje de sacerdote del Cura de Valverde. No sabemos si es pecar, pero el ganadero nos abre una botella de vino rosado que nos deja un buen sabor en el paladar.

Couturier no se deja vencer por la crisis sanitaria, no se queda de brazos cruzados y este verano habrá una feria de campo en la mismísima finca, ya están acartelados buenos toreros de ambos lados de los pirineos para matar toros de la casa. La venta de abonos va creciendo y el éxito está casi asegurado.

 

TF: ¿ Y ya para despedirnos para usted cuál ha sido el toro que perdurara en sus recuerdos ?

 

JL C: De Valverde sera Guitarrero que dió la vuelta al ruedo en Orthez(2017). Fue lidiado por Tomas Campos. De Concha y Sierra sera Bandolero lidiado por Lopez Chaves en la corrida concurso de Zaragoza el año pasado.

 

Nos acordamos también de los Valverde lidiados en Alés en 2016 y en Istres en 2018 que dieron un gran juego.

 

Jean-luc Couturier es un hombre afable y apasionado por el toro, nuestros vecinos españoles pueden tranquilizarse: Los Vazqueños de Concha y Sierra y “Los valverde” están en muy buena senda y sobre todo entre muy buenas manos. ¡ Amen !

 

| MAS FOTOS | >>

 

Agradecemos a Jean Luc couturier por su convivialidad y por la preciosa mañana que se vivió en su campo